3 lugares para hacer yoga

1Pura espacio: Pura es el estudio de yoga en donde empecé a practicar a los 13 años con mi profesora y gurú Irina Terreni. La sabiduría y la buena energía que hay en Pura es algo único e invaluable. El estilo de yoga que aprendí es Kaladanda yoga, una fusión de los estilos Ashtanga y Vinyasa. Es una práctica fluida, consciente y dedicada con una propósito positivo. Cada uno puede elegir su mantra o su intención para la cual se esfuerza durante la práctica.

Kaladanda es un estilo creado por Carola Terreni, hermana de Irina, quien estudia y practica el Budismo Tibetano y psicología budista desde hace más de veinte años. Este estilo es un método que une prácticas externas: la ética, las asanas, el pranayama, los cantos y el karma yoga; junto con prácticas internas: estudio de filosofía del yoga y meditación. Las clases que se brindan en Pura son espacios sagrados en donde uno puede frenar, respirar y volver al momento presente. Todo el equipo de profesionales cuida de sus alumnos, los guía y acompaña para que se desarrollen en el camino de práctica física y espiritual. Las clases tienen el poder de movilizar interiormente y sacar lo mejor de cada uno. Siempre es renovador volver a Pura.

La playa. La playa tiene un poder revitalizante que nace del mar y junto con el sol nos nutre y alimenta interiormente. Tan solo con pisar la arena podemos sentir la immediata conexión que se genera entre nosotros y la naturaleza. Parados frente al mar, nos volvemos tan chiquitos y a la vez tan grandes. Nuestra alma baila y nuestra mente descansa. La playa es un espacio ideal para practicar, especialmente a la mañana temprano o al atardecer. Estamos lejos de ruidos y distracciones, solo escuchamos el canto del mar y eso nos da paz. Concentrarnos en ese sonido nos permite entrar en meditación. Y que nos acompañe un viento refrescante es todo un lujo para cuando la práctica se pone intensa y caliente.

3 Casa. Si bien nuestro hogar es el lugar más difícil para practicar ya que todo se vuelve especialmente interesante y distractor al momento de desplegar el mat, es el lugar donde más tiempo pasamos y, por lo tanto, el que más oportunidades nos da para practicar.

La mañana es mi momento preferido para estirarme, respirar y practicar yoga. Y si podemos hacer de esos lindos hábitos una rutina diaria, nuestra espiritualidad y práctica se van a ver mucho mejor encaminadas.

Deja un comentario

Close Menu
×
×

Cart